Por Pilar Vélez

El nombre de Marjory Stoneman Douglas ha recobrado vigencia durante el último año, gracias a la convocatoria de la Hispanic Heritage Literature Organization, entidad sin ánimo de lucro que organiza el XII Encuentro Internacional de Escritoras, a celebrarse en Miami, entre el 11 y el 15 de septiembre de 2016. Este importante evento, cuyos orígenes se remontan a Arequipa, en Perú, sirve de marco para rendir homenaje a notables escritoras que han dejado huella en cada país que recorre el evento. La décima segunda versión, a celebrarse en Estados Unidos, se ofrece en reconocimiento al legado de esta incansable luchadora norteamericana.

Marjory Stoneman Douglas, nació en Minneapolis, Minnesota, el 7 de abril de 1890 y falleció el 14 de mayo de 1998 en Coconut Grove, Florida, a la edad de 108 años. Desde muy joven, sintió una fuerte inclinación por la lectura y una gran sensibilidad por la naturaleza. En 1912, se graduó con una licenciatura en Inglés de Wellesley College, y en 1914 contrajo nupcias con Kenneth Douglas, unión que duró muy poco, debido a que su esposo era un hombre casado. Este hecho marcó un nuevo derrotero en la vida de Marjory, quien abandonó New England y regresó a Miami en 1915, para fijar aquí su lugar de residencia hasta el final de sus días. Talvez poco recordaba de la ciudad que había visitado por primera vez a la edad de cuatro años en compañía de sus familiares y a la que regresó dos décadas después para trabajar al lado de su padre, Frank Stoneman, en el primer periódico miamense: The Miami Herald. El medio informativo, que aún continua en circulación, sirvió como peldaño en su carrera como periodista y escritora independiente.

Muchas personas que le conocieron personalmente la recuerdan con entusiasmo, admiración y nostalgia. Su nombre está atado a un preciado tesoro, los Everglades y sus frágiles ecosistemas. Su misión fue proteger este hábitat, ante amenazas de que fueran drenado y reclamado para los proyectos de construcción que cambiarían por siempre el orden ecológico de esta reserva única. La batalla que emprendió Marjory por la conservación de las riquezas naturales del sur de la Florida le dieron fama a nivel nacional e internacional, y su nombre figura entre los más renombrados activistas ambientales del mundo. Para frenar los proyectos, lideró una campaña que duró su vida entera. Su corazón, su personalidad decidida, más su pasión y dominio del arte de la comunicación y del lenguaje, fueron recursos esenciales para transmitir un poderoso mensaje que impactó a todas las esferas de la sociedad. En ella convergían la pasión, el liderazgo y la creatividad de escritora, con una marcada objetividad de gran periodista.

Imagínese que en vez de preguntarle a usted cómo se siente el día de hoy, le pregunten: ¿Qué ha hecho usted hoy por el bien del medio ambiente y de la comunidad?  Pues bien, esta era una de las preguntas de Marjory, tanto para quienes la conocían de tiempo atrás, como para las personas que recién llegaban a su vida. Ante el silencio o el tímido balbuceo de su interlocutor, ella procedía a narrar todo lo que había hecho durante ese día, y esto no lo hacía para impresionar. Sus respuestas no eran palabras vacías, sino hechos; fruto de su perenne acción para buscar soluciones a los problemas, sin importar que para ello tuviese que llamar o escribirle al mismo presidente cuantas veces fuese necesario. Desde su maquinilla de escribir se construían reportajes e historias para el Miami Herald, historias cortas para grandes y chicos e infinidad de cartas. No conocía el límite y desafiaba los obstáculos. Para ella su compromiso con el medio ambiente, los derechos civiles y las causas de la mujer era un deber moral ineludible.

Después de dejar el periódico en 1923, se dedicó de lleno a su carrera literaria, enfocándose en la conservación del sur de la Florida, tema en el cual acumuló gran conocimiento y que se manifiesta en su libro: Los Everglades: río de hierba (The Everglades: River of Grass), publicado en 1947. Este libro fue parte de una serie que enfocaba en el estado de los ríos de América. La obra contribuyó a educar a la población en cuanto a su apreciación de este conjunto de frágiles ecosistemas que antes de la intervención de Marjory, se consideraban tierras pantanosas sin valor alguno. El profundo mensaje que transmite su obra, catalogada ya un clásico, especialmente para los habitantes de la Florida, hoy sigue tan vigente como en sus días. En la edición del 1988, se agregó un capítulo titulado “Cuarenta años más de crisis” por Randy Lee Loftis y Marjory Stoneman Douglas. En él se aporta información sobre los cambios que habían sufrido los Everglades y las maquinaciones políticas que habían entorpecido la lucha para salvarlo. Para su cincuentavo aniversario, se agregó el capítulo titulado “Uniéndonos” de la pluma de Cryl Zanezli, escritora ambiental del Miami Herlad, en el cual aborda los comienzos del proceso de restauración de los Everglades en el sur de la Florida en su intento de corregir una catástrofe anunciada.

“Marjory fue la primera voz de un verdadero despertar para una gran cantidad de nosotros, sobre lo que estábamos haciéndole a nuestra calidad de vida. Ella no fue solo uno de los pioneros del movimiento ecologista, ella fue una  profeta, llamándonos para salvar el medio ambiente para nuestros hijos y nietos”Lawton Chiles, Ex gobernador de la Florida. 

Marjory era una mujer visionaria, creadora de conciencia, por lo que supo unir a la comunidad bajo un mismo interés y fue figura clave para fundar la prestigiosa organización “Amigos de los Everglades”  (Friends of the Everglades). A la vez, lideró las campañas que lograron la conformación del Parque Nacional de los Everglades y el Parque Nacional de Biscayne, además de las legislaciones que protegían estos parques y su vida silvestre. Ella misma se encargó de educar a la población a través de sus discursos dirigidos tanto al público como al aparato burocrático.

En una reunión en Everglades City, John Rothchild comentó sobre la participación de Douglas en 1973:

 La señora Douglas era de la mitad del tamaño de sus compañeros de altavoces y llevaba grandes gafas oscuras, que junto con el enorme sombrero de ala ancha la hacían parecerse a Scarlett O’Hara interpretado por Igor Stravinsky. Cuando habló, todo el mundo dejó de golpear los mosquitos y más o menos llegaron a orden. Nos recordó a todos sobre nuestra responsabilidad con la naturaleza y no recuerdo qué más. Su voz tenía el efecto aleccionador de una maestra de escuela de una sola habitación. El tono mismo parecía dominar el ruido de los vendedores de cangrejos  locales, además de los urbanizadores y los abogados de ambas partes.  Me pregunto si no también logró intimidar a los mosquitos… La solicitud de un permiso del Cuerpo de Ingenieros finalmente fue derogada. Esto no fue una sorpresa para aquellos de nosotros que la habíamos oído hablar.[1]

El rápido desarrollo en ambas costas en adición al crecimiento de la industria agrícola y de la población en el centro y sur de la Florida, ha ocasionado un aumento en la demanda de agua y en la calidad de la misma. El sistema de esclusas, represas y canales que redirigen el agua hacia el mar en vez de abastecer a los Everglades también repercuten en la cantidad y calidad de agua que necesita para sostener los sistemas ecológicos que alberga. El desastre ecológico que Marjory anticipaba y que le valió el antagonismo por parte de varias empresas y dirigentes políticos, es tristemente una realidad. Desde hace varios años, el gobierno y las organizaciones ambientales han estado embarcadas en un proyecto de restauración sin precedentes que se estima durará aproximadamente 20 años y tendrá un costo de 10.9 billones de dólares[2].

Al investigar sobre la vida y obra de Marjory Stoneman Douglas, nos encontramos con una mujer multifacética  y la protagonista de interesantes historias. Como aquel día que fue a cubrir la noticia de la primera mujer que se enlistaba en las Fuerzas Navales (Navy) y al esta no presentarse, fue Marjory quien decidió enlistarse. Luego de retirarse de las Fuerzas Navales, se unió a la Cruz Roja de los Estados Unidos y viajó a Francia. De ella existen numerosos escritos que hablan sobre la creación del fondo de leche para aquellas familias de escasos recursos, su activismo en defensa de los derechos civiles de población afroamericana de Miami y su nombre figura entre la lista de precursoras que demandaron el derecho al voto para la mujer. Sin embargo, entre todas sus gestas, la historia la ha consagrado como “Gran dama de los Everglades” y “Abuela de los Glades”, por su entrega a la defensa del medio ambiente. No se limitó a las palabras. Marjory era la voz y la acción. Buscaba la igualdad, el derecho y el bienestar del hombre y de su  entorno.

Tributo a Marjory. Tribu Seminole de la Florida.

Marjory recibió numerosos reconocimientos por su trabajo en pro de las causas nobles y su nombre es izado con orgullo en el sector educativo: el Marjory Stoneman Douglas High School de Coral Spring y la escuela de educación primaria Marjory Stoneman Douglas Elementary de Miami.  En el area urbana de South Miami, tenemos la calle Marjory Stoneman Douglas Sunset Drive y en la ciudad de Key Biscayne, en Crandon Park, el Marjory Stoneman Douglas Biscayne Nature Center, que brinda educación ambiental gratuita a estudiantes del sur de la Florida. Este último, fundado por Marjory a sus 95 años de edad.[3]

Además de estos reconocimientos, cabe resaltar dos muy significativos: los 1.3 millones de acres de vida salvaje en los Everglades que fueron dedicados en su nombre al cumplirse los 50 años de aniversario del Parque Nacional (Diciembre de 1997). Con esto se ampliaba el área protegida garantizando que no se sacrificarán estos terrenos para futuros desarrollos económicos. El segundo reconocimiento fue la“Medalla de la libertad” otorgada por el expresidente Bill Clinton en 1993, cuando Marjory contaba con 103 años de edad y que donó a Wellesley College, su alma mater. La placa contiene la siguiente leyenda:

Una mujer extraordinaria que ha dedicado su larga vida a proteger el frágil ecosistema de los Everglades y la causa de la igualdad de derechos para todos los estadounidenses, Marjory Stoneman Douglas personifica compromiso apasionado. Su cruzada para preservar y restaurar los Everglades ha elevado el respeto de nuestra nación con nuestro preciado medio ambiente, recordándonos a todos el delicado equilibrio de la naturaleza. Agradecidos estadounidenses honran a la “Abuela de los Glades ” siguiendo su espléndido ejemplo en la protección de la belleza y el esplendor de los Estados Unidos para las generaciones venideras. “La señora Douglas donó su medalla de la libertad de Wellesley College .

Marjory Stoneman Douglas trabajó incesante por la restauración de los Everglades hasta el final de sus días, cuando falleció en su hogar de Coconut Grove a la edad de 108 años. Su vida y obra son paradigma entre escritores y vivo ejemplo para el ciudadano actual, pues estamos llamados a asumir el liderazgo y defender nuestra calidad de vida en armonía con el planeta. Con su legado, nos enseñó el poder de la literatura cuando se usa para crear conciencia sobre temas reales que ameritan acción. Las palabras cobran vida cuando logramos que palpiten. Es por esta razón que la Hispanic Heritage Literature Organization, las personas y organizaciones que se nos han unido, nos sentimos honrados de rendirle un homenaje durante el XII Encuentro Internacional de Escritoras, evento al que invitamos a toda la comunidad.

El nombre de Marjory aún respira. Se siente en los bosques que acompañan el fluir silencioso del agua. Se escucha en el viento que danza con las aves y arremolina las hojas por siempre luminosas. Se observa en el dormitar vigilante del cocodrilo o la ingenuidad de la mariposa. Su memoria reclama la simplicidad del espacio abierto, los  círculos de vida que atestiguan el cielo y el rio verde que arrastra tus cenizas y canta desde la tierra una tonada de grillos y murmullos para el universo.

Pilar Vélez

Gracias, Marjory Stoneman Douglas.

En este vídeo conoce a Marjory, comentando sobre viaje a los Everglades.

 

 

 

 

[1] http://www.everglades.org/about-marjory-stoneman-douglas/

[2] http://www.dep.state.fl.us/ern/restoration/

[3] http://www.biscaynenaturecenter.org/marjory/marjory.html

Artículos Relacionados