Homenaje a una gran escritora y a un ser humano excepcional.

Fátima José Correia Langa nació el 24 de junio de 1953 en Bahanine Manjacaze, Provincia de Gaza, República de Mozambique. Murió recientemente y en esta oportunidad contamos con esta traducción de una de sus obras infantiles.

Fátima Langa a los siete años aprendió a hablar portugués, cuando antiguamente sólo dominaba su lengua materna, denominada Chope. En 1986, ganó el segundo lugar de un concurso promovido por la UNESCO con el texto “La muerte de Bella Acacia”. Fue miembro fundador de la “Asociación Muchefa” (Mujer Jefe de la Familia, traducción de sus siglas del portugués). Escribió poesía y colaboró con algunas revista nacionales y extranjeras en la páginas culturales.

En el 2014 participó de la XI EIDE, en Brasilia – Encuentro Internacional de Escritores y fue homenajeada como Personalidad del año (CICESP) y luego en el XII EIDE dedicado a Marjory Stoneman Douglas en Miami, Estados Unidos. También publicó su primera obra, cuentos para niños en idioma Braille. En 2015 fue homenajeada por destacar como escritora de cuentos infantiles con la medalla JK en Brasilia. Buena parte de sus obras, han sido publicadas de forma bilingüe, portugués/Lenguas Nacionales Mozambiqueñas.

En esta oportunidad compartimos de Fátima Langa su cuento ilustrado Ndinema y el fuego. Revisado por Virgínia Olga Idália das Neves. Traducción al Español de Narda Garcia Filberto. Ilustración/Diseño de Cassamo Mussagy Moiane. Impresión: M. Tiraje: 1 ejemplares. Nº de registro: 0000/RLINLD/2017.

Queridos  Niños:

Les saluda la Abuelita Fátima Langa y les escribe este cuento  que espero les guste.

Ahora escuchen, les leeré un cuento,  para que se diviertan con la historia, y su mente se acostumbre a escuchar y analizar. Un niño que tiene el hábito de oír, contar y leer historias aprende a conversar mejor con los otros, gana el hábito de la lectura, se vuelve así un buen estudiante. Aprende a decidir su futuro.

Mis amiguitos vamos a leer, leer y leer muchas historias, porque la lectura nos hace viajar sin movernos, nos hace descubrir nuevos horizontes, nuevas palabras enriquecen así nuestro vocabulario.

Un abrazo!

Abuelita

Fátima Langa

 

 

 

 

 

Artículos Relacionados