El arte de escribir está más que inscrito en el ADN de Pilar Vélez, inmigrante colombiana que arribó a La Florida para hacer realidad lo que siempre fue su visión de la vida. Desde la poesía y la narrativa escrita, el poder de las palabras traspasa fronteras y levanta con orgullo la insignia de un idioma que une a la segunda población extranjera más importante de los Estados Unidos, el castellano.

Para Pilar Vélez, ser hispana es total orgullo y cómo no, si el castellano le ha dejado a la humanidad obras maestras de la literatura y poesía universal. Coterránea del premio Nobel Gabriel García Márquez, en Miami es defensora férrea del quehacer cultural y artístico hispano.

En la búsqueda de su propia voz

En su Cali querido, entre amistades de colegio, Pilar Vélez siendo muy pequeñita descubrió el poder de la palabra, y aún sin saber escribir o leer con dominio pleno, ya sabía construir versos y contar historias: “Recuerdo que tenía una compañera de pupitre con quien escudriñaba palabras nuevas en el diccionario y luego construíamos oraciones para poder aprender a usar nuevos términos en el lenguaje cotidiano. De esa forma nacieron muchos versos sueltos, porque una palabra, te lleva a un mundo. La niñez tiene esa licencia de libre expresión y en esa libertad el lenguaje fue inocencia, impulso, juego, descubrimiento e inmensa alegría. He sido feliz escribiendo. Cuando cumplí los 9 años ya tenía varios cuadernos llenos de poemas, cuentos y los primeros trazos de lo que sería mi primer intento frustrado de una novela”.

Así que el legado de la historia de una tierra que se sabe expresar con tanta creatividad y efecto se quedó en el corazón de Pilar Vélez, que la marcó como artista plena: “Cada persona está llamada a amar el lugar en donde nació y en el que se forjaron sus memorias y afectos. Como colombiana reconozco mi herencia en la historia, el folclore, la creatividad y los valores de una gran nación, lo que sin duda se refleja en lo que escribo. Mi producción literaria se basa en historias reales y en mi percepción de la realidad. Es mi lente, lo que soy por dentro, el que sirve de vitral en mi creación literaria. El haber vivido la mayor parte de mi vida en Colombia ha dejado una impronta en quién soy y estas raíces se han ido nutriendo y evolucionando con los años”.

Y es que Colombia se siente en sus escritos, en sus poemas, en sus ideas, en cada vez que afronta una entrevista o se plantea un nuevo reto profesional: “Considero que en este mundo fundido en la globalización, la riqueza cultural de ser latinoamericanos es el legado más preciado que heredamos y es una misión enriquecerlo y multiplicarlo para que sea parte de la vida de las generaciones futuras”.

Libertad y Amor que motivan

Pilar Vélez siempre supo que sería poeta, escritora y artista, y a los 13 años perfiló sus intereses, ocupándose en esas horas en que estaba en tiempos de escuela: “La revista literaria ‘Piedra’ significó muchísimo para mí, pues era parte de las actividades del Taller Literario que fundamos en el colegio. Leíamos con devoción las obras que nos recomendaban nuestros profesores y las analizábamos con tal profundidad y sentido crítico, que a pesar de que he estado en varios talleres, no he vuelto a sentir ese ímpetu, ni la capacidad de asombro. Quizás era la edad, la novedad y que ninguna de las estudiantes tenía ego de escritora, por lo que debatíamos con libertad y sinceridad sobre el mundo literario. Nos expresábamos sin miedo a la censura y defendíamos nuestras ideas con aplomo. La literatura era un puente hacia la madurez y un escape a nuestro entorno. La revista fue el primer medio en el que publiqué mis escritos. Aún recuerdo a Jorge Eliécer Ordoñez y a Horacio Benavidez, ambos reconocidos poetas y maestros, en una cruzada para inculcar el amor por la poesía en una ciudad que crecía sin norte y teñida de violencia. El ver mis escritos publicados y criticados, era un logro, pues si estaban en el papel era porque habían merecido su lugar”.

Fue ese indudable apoyo, esa libertad para amar la literatura, la escritura y la poesía, lo que le lleva ahora a horadar otros caminos, que igual motiven a otros a tener esa oportunidad: “A los jóvenes que desean ser escritores les recomiendo que lean mucho y de todo. Que no se encajen con un concepto o estereotipo, que sean libres y que disfruten a sus anchas el universo literario. El lenguaje es el alimento del escritor y hay que adentrarse en su mundo a través de la lectura. Los ojos y el corazón deben estar abiertos de par en par, los artistas somos observadores y multiplexores de la realidad y no podemos estar ajenos a nuestra humanidad. Escribir todos los días, sin pensar que lo que escribimos es para publicar. Escribir por el placer de escribir y para desarrollar una disciplina. Reescribir para repasar, para mejorar, para superarnos en cada palabra. Tener paciencia, pues la maestría se consigue con la práctica. El arte ocupa su tiempo y espacio y nos impone una forma de vida, de esto te vas dando cuenta cuando ya estás inmerso en su ciclo infinito.

Buscando nuevos nortes

piplar vélez BNSu brújula personal y sus deseos de labrarse un mejor futuro, impulsaron a Pilar Vélez a esforzarse para seguir sus estudios a nivel profesional. Superarse y ser la primera mujer en su familia en ir a una universidad era imperativo para su ser sensible, más consciente de la necesidad de hacer frente a las exigencias de la vida y con el norte de que la educación era su única oportunidad para salir adelante: “Desde muy niña he tenido que trabajar y dedicarme a la literatura no era una opción a pesar de que nunca dejé de escribir y prepararme de forma autodidacta. Llegué a estudiar Economía por circunstancias de la vida, pues cuando tenía 20 años, me encontraba trabajando en un banco y estaba rodeada de un equipo de economistas en el departamento de crédito para empresas, por lo que me interesé en su trabajo y entendí las repercusiones de las decisiones que tomaban. Aprendí cómo funcionaba el mundo en realidad. Jaime Serna, un gran economista y buen amigo, fue quien me prestó el dinero para poder matricularme en la universidad y como era de esperarse, la primera semana de clases, me llevó varias cajas de periódicos y revistas de economía, que me tuvieron entretenida por los siguientes 5 años”.

Y dada la situación de violencia en su país y su búsqueda constante de superación, Pilar Vélez decidió radicarse en Miami, ciudad en la que con mucho esfuerzo logró seguir adelante con su profesión y siguió cultivando su vocación literaria: “La ciudad de Miami ha sido el hogar para una gran masa de latinoamericanos que por distintas razones hemos llegado para dar la batalla y quedarnos. Esa afluencia de culturas hace que la ‘Capital del Sol’ tenga su encanto propio y que uno se sienta como un verdadero latinoamericano. En los últimos años, se ha gestado un movimiento literario hispano que ha dado acogida al talento local y gracias a que han llegado valiosos escritores y maestros, se ha podido iniciar un semillero que ya comienza a dar sus primeros frutos. Iniciativas como la Celebración Internacional del Mes del Libro Hispano (Septiembre 15 a octubre 15), contribuyen a que se formalice una agenda literaria con actividades relevantes, enfocadas en la producción literaria de autores hispanos. En el mes de noviembre la ciudad se engalana con el Miami International Book Fair, que atrae un promedio de 250 mil a 300 mil visitantes y una cartelera de por lo menos 300 escritores. Las organizaciones que trabajamos en pro de la literatura hispana, mantenemos una agenda permanente de actividades en las que pueden participar escritores hispanos que residen dentro o fuera de los Estados Unidos.

Pilar, construyendo puentes

Una vez establecida y habiendo culminado su MBA en Nova Southestearn University, y con varios capítulos de su libro El Expreso del Sol, Pilar Vélez se encontró con el difícil panorama que enfrentan los escritores que desean publicar y comercializar sus obras. Por lo que ha compartido con el gremio de escritores su preparación y experiencia profesional para apoyar el desarrollo de la literatura hispana en los Estados Unidos y a los escritores independientes: “Me ha tomado años el poder desarrollar una infraestructura en la que se integre a la comunidad de lectores, las organizaciones públicas y privadas y los escritores. Como dice el refrán ‘La madre de la invención es la necesidad’ y al residir en un país donde el español es la segunda lengua y enfrentar la situación del mercado editorial en USA, he tenido que crear infraestructura para promover la literatura hispana. En este camino decidí fundar el capítulo de AIPEH Miami de la Asociación Internacional de Poetas y Escritores Hispanos y la Hispanic Heritage Literature Organization, entidad sin fines de lucro que convoca la Celebración Internacional del Mes del Libro Hispano. Además fundé un sello editorial: Snow Fountain Press, que ha publicado obras de varios autores”.

Estas instituciones nacen con un por qué: “Para preservar el patrimonio de nuestra literatura y brindar apoyo a quienes fomentan a través de su trabajo, el amor por el arte y la cultura. La expresión artística es una necesidad, promueven la paz, la diversidad y la armonía en la sociedad. Las organizaciones garantizan la continuidad, avanzan con objetivos claros, tienen mayor poder de convocatoria y pueden generar recursos para cumplir con el objeto social con el que fueron creadas. En este caso, velar por los intereses y las necesidades artísticas y culturales de nuestra comunidad hispana”.

No más invisibilidad para los artistas hispanos

Como una cruzada se tomó Pilar Vélez de fortalecer a las instituciones que trabajan en pro de la difusión y el fomento de la literatura hispana en Estados Unidos: “Es una necesidad prioritaria, pues sólo de esta manera se pueden canalizar los recursos hacía objetivos específicos, entre los cuales se debe incluir el desarrollar programas para estimular la lectura y la escritura en español entre los hispanos. Si eres un autor que escribe en español, necesitas llegarle a la comunidad de lectores hispanos. Igualmente hay que facilitar los medios para que los escritores hispanos puedan traducir sus obras al inglés, y de esta forma desarrollar una base de lectores en el mercado anglosajón. Es importante que los escritores hispanos residentes en los Estados Unidos se vinculen a su comunidad a través de otras actividades y organizaciones. Necesitamos asumir un papel de liderazgo. Muchos escritores viven en total anonimato y es una pena, porque hay mucho talento que necesita ser expuesto a la luz”.

Y está búsqueda es lo que ha llevado a que Pilar Vélez siempre esté involucrada en más de un proyecto a la vez: “No es que lo desee, pero así ocurren las cosas. Ahora que mi primera novela El Expreso del Sol está publicada, tengo el espacio mental para volver a una novela que estaba escribiendo hace varios años y que trata sobre el derecho a la vida. De igual forma, próximamente estrenaremos nuestra página Web http://www.snowfountainpress.com, y ofreceremos una gama de servicios a los escritores hispanos. Cuento con un equipo de personas dedicado y comprometido en brindar lo mejor de sus capacidades y talentos para enriquecer el proceso creativo y con esto, agregar valor a las obras de los escritores independientes”.

Nada como seguir soñando

Con los pies en la tierra y la mente libre, actualmente Pilar Vélez está enfocada en: “La dirección del XII Encuentro Internacional de Escritoras dedicado a Marjory Stoneman Douglas (Miami, Septiembre 11-15 de 2016), que por su naturaleza es de interés general para la comunidad, pues ofrece una relevante agenda literaria con énfasis en el tema ambiental. Mi sueño a corto plazo es ofrecer un evento exitoso que supere las expectativas de las personas que asistirán y de las organizaciones que nos apoyan. Queremos dejar una huella de tinta verde”.

Eso sí, como mujer y soñadora la escritura y la poesía siguen estando allí, llenando todos sus espacios: “En lo personal tengo muchos sueños por cumplir, entre ellos seguir escribiendo, por eso le pido a Dios me dé fortaleza para seguir adelante y que no me deje vencer por las dificultades. Deseo que el trabajo que hace AIPEH y la Hispanic Heritage Literature Organization haga eco en quienes tienen el poder de ayudarnos. Cuando uno hace algo para ayudar a otros, en realidad se está ayudando a sí mismo”.

Evelyn Navas

@EcnaproAsesoria en Twitter, Facebook e Instagram

Artículos Relacionados